Saltar al contenido

LA PEREZA: el Pecado de la Inacción. ¿Sabes COMO SUPERARLA?

La pereza es una fuerza que te impide hacer lo que debes hacer. La flojera mental, el descuido y el tardar mucho en realizar las cosas, son actitudes y aptitudes que, o bien vienen de la pereza, o bien te terminan llevando a ella.

la pereza pecado capital

La pereza es una de las causas del desánimo espiritual y es ese desánimo espiritual, el que a su vez provoca pereza. El desánimo y la pereza forman un bucle, están íntimamente unidos y en la gran mayoría de los casos, se pueden considerar miembros de la misma familia.

La pereza es una fuerza que te impide hacer lo que debes hacer.

La flojera mental, el descuido y el tardar mucho en realizar las cosas, son actitudes y aptitudes que, o bien vienen de la pereza, o bien te terminan llevando a ella.

La pereza es una de las causas del desánimo espiritual y es ese desánimo espiritual, el que a su vez provoca pereza. El desánimo y la pereza forman un bucle, están íntimamente unidos y en la gran mayoría de los casos, se pueden considerar miembros de la misma familia.

¿QUE ES LA PEREZA COMO PECADO CAPITAL?

La pereza es un pecado o vicio capital y hace referencia al “descuido” en realizar actividades y labores varias.

No te quepa la menor duda de que la pereza es pecado.

En la definición de pereza se pueden incluir una serie de palabras sinónimas, que nos dan una visión más amplia. Por ejemplo: negligencia, descuido, tedio en llevar a cabo las cosas…

¿CUAL ES EL SIGNIFICADO DE PEREZA?

La pereza es el pecado capital que hace que no puedas hacer las cosas, que las hagas más despacio o que las hagas sin la atención e intensidad necesaria para hacerlas bien.

Este vicio capital es capaz de apuntalar otros muchos pecados.

La pereza también es responsable de que muchas virtudes no lleguen a germinar o lo hagan de manera más tenue.

Has de tener cuidado con todos los tipos de pereza y maneras en la que se puede manifestar, pues lejos de desaparecer, si no se afronta con la seriedad necesaria, va a más y genera una adicción intensa, pegajosa y duradera.

¿Cómo definir qué significa pereza y qué consecuencias tiene en una sola palabra? La palabra es inacción.

¿ES PEREZA TODO LO QUE PARECE QUE ES PEREZA?

Hay que tener cuidado a la hora de afirmar de manera drástica que se está ante un caso de pereza.

Existen varias enfermedades que durante mucho tiempo no han sido conocidas y han hecho que muchas personas, sean etiquetadas como vagas. Algunos ejemplos de estas enfermedades son:

  • Autismo
  • Síndrome de Asperger
  • Fibromialgia
  • Fatiga crónica
  • Depresión

Se puede dar el caso de que otras causas, que no son enfermedades como tal, lleven a tener comportamientos que sean confundidos con la pereza por el resto de las personas:

  • No tener el reconocimiento debido o esperado tras la realización de un trabajo, puede hacer que la persona no vuelva a realizar ese trabajo con la misma energía por segunda vez.
  • Pueden existir casos en los que una persona no tenga el nivel de preparación adecuada para realizar una actividad. Esto le puede llevar a sufrir un bloqueo que fácilmente puede ser confundido con la pereza.
  • Otra de las grandes causas que pueden hacerte parecer perezoso es la monotonía. Algunas persona sufren con la monotonía y normalmente terminan fracasando a la hora de realizar ese tipo de actividades rutinarias. Se las toma por perezosas, cuando en realidad no lo son.
  • Puede darse el caso también, de que la actividad que se está llevando a cabo, cause un dolor físico o mental. En esas ocasiones, las personas tienden a la inacción y pueden ser etiquetadas como personas perezosas.

¿CUAL ES EL ORIGEN DE LA PEREZA?

Antiguamente, la pereza recibía el nombre de “acedía” o “acidia”.

Este concepto hacía alusión a un concepto más amplio que al que hace alusión la palabra pereza hoy en día.

La acedía era todo lo referente a la tristeza, desánimo y depresión.

Existía una época en la que los seres humanos no podían permitirse ser vagos.

Si tenían que comer, tenían que cazar y si querían beber agua, tenían que encontrarla.

Era una época en la que no existía, como existe ahora el concepto de “planificación de futuro”. Se vivía al momento o si no se moría.

El modo de vida que tenemos hoy en día nos permite dejar para mañana lo que se puede hacer hoy.

Es perfectamente posible, no preocuparse por la obtención de comida aun a pesar de tener hambre en el momento, ya que somos conscientes de que coginendo el coche habrá siempre algún lugar abierto que nos venda comida más adelante.

Este es el fenómeno conocido como “procrastinación”; dejar para mañana o para más adelante aquello que puedes hacer hoy. Es decir, aplazar asuntos pendientes.

Sin la procrastinación sería muy complicado que hubiera podido existir la pereza.

¿COMO VENCER LA PEREZA?

Muchas veces no somos capaces de saber cómo eliminar la pereza.

La pereza humana es capaz de manifestarse en los momentos más inesperados.

Para asumir cómo combatir la pereza, primero hemos de estar seguros de que ciertamente estamos ante un caso de pereza.

En ocasiones, se puede llegar a un inmovilismo que aparentemente es pereza, pero que en realidad puede ser una sobrecarga o una falta de motivación.

No saber cómo evitar la pereza tiene a corto, medio o largo plazo, consecuencias negativas directas sobre nuestra calidad de vida.

La acción, la energía y la toma de decisiones inteligentes, como dejar la pereza de lado por ejemplo, son las mejores maneras de evitar que surjan en nuestro interior, sentimientos de culpa que no hacen sino retroalimentar la inacción.

¿Cómo quitar la Pereza?

Muchas personas, ideologías y religiones consideran que la pereza es una enfermedad.

Para acabar con ella, lo ideal es pensar menos y actuar más; estamos ante una pereza espiritual que se traduce en una pereza física.

Saber cómo vencer la flojera espiritual ha sido una cuestión que a muchos seres humanos les ha traído de cabeza durante mucho tiempo.

Se han ido desarrollando a lo largo de la historia, teorías basadas en analizar el problema y fijar objetivos, con la intención de averiguar cómo combatir la flojera del alma.

Pero existen métodos, que junto con tu voluntad, son válidos en cualquier situación.

Se basan más en intentar automatizar un mecanismo de acción, que en ser saber cómo evitar la flojera espiritual a nivel teórico en cada situación. Acción en lugar de pensamiento.

Ya pero…¿cómo eliminar la flojera de mi cabeza? ¿Por dónde empiezo?

Empieza por lo simple.

No vas a ser capaz de hacer algo si no empiezas a hacerlo.

Lo importante es no bloquearte. La mente es muy amiga de buscar problemas o hacer que un pequeño grano de arena parezca una montaña.

Observa el conjunto de actividades que tienes que hacer y empieza por la que te cueste menos. El primer impulso es fundamental y totalmente necesario.

No pretendas hacerlo todo de golpe

En ocasiones las tareas que tenemos que afrontar son muy amplias o nuestra mente hace que así nos lo parezcan.

Si una tarea te parece demasiado amplia, lo mejor es que la dividas en tareas más pequeñas y comiences por aquellas que menos te cueste ejecutar.

Lo mejor es llevar un control de las tareas pendientes

Es fundamental saber cómo dejar la flojera abandonada en el baúl de los recuerdos y ponerse en marcha ya. ¡Haz una lista!

Para evitar la sensación de descontrol sobre todo lo que tenemos que hacer, lo mejor es anotar en una lista las tareas pendientes y visualizarlas.

De este modo puedes empezar a priorizar.

Deja de lado las tareas que en ese momento sean innecesarias.

Haz lo mismo con las tareas que sean menos urgentes.

De entre todas las que te queden en la lista, vuelve a escoger la que sea más sencilla de resolver. ¡Ya estamos en marcha! ¡Lo importante es avanzar!

Vuelve a cargar las pilas

La sensación de plenitud que vas a tener después de hacer algo que no podías hacer, va a ser tan intensa como la pereza que te impedía hacerlo.

Cargar las pilas mediante la obtención de un resultado positivo, va a hacer que se reinstale la motivación en tu alma.

Ve tachando en la lista las tareas que vas terminando y sobretodo…¡empieza a disfrutar!

Y ahora que ya estás en marcha, no permitas que nada rompa este ciclo energético que te mueve a la acción. Si algo intenta romper este bucle, ¡elimínalo ya!

Summary
LA PEREZA: el Pecado de la Inacción. ¿Sabes COMO SUPERARLA?
Article Name
LA PEREZA: el Pecado de la Inacción. ¿Sabes COMO SUPERARLA?
Description
✅ La PEREZA es el pecado de la inacción, la tristeza y la depresión. ✅ Te contamos COMO SUPERAR LA PEREZA paso a paso. ✅ ¡Haz clic y ENTRA YA!
Author
Publisher Name
7PecadosCapitales.TOP